ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

La Unión Africana condena el atentado de Nairobi y ofrece apoyo a Kenia

  • La Unión Africana (UA) condenó hoy el atentado con granadas perpetrado ayer, sábado, en Nairobi, en el que murieron al menos seis personas y 63 resultaron heridas, y reafirmó su apoyo a Kenia en la lucha contra el terrorismo.

Adis Abeba, 11 mar.- La Unión Africana (UA) condenó hoy el atentado con granadas perpetrado ayer, sábado, en Nairobi, en el que murieron al menos seis personas y 63 resultaron heridas, y reafirmó su apoyo a Kenia en la lucha contra el terrorismo.

En un comunicado emitido en la sede del organismo continental en Adis Abeba, el presidente de la Comisión de la UA, Jean Ping, expresó sus "más sinceras condolencias al Gobierno keniano y las afligidas familias de las víctimas".

Ping subrayó el respaldo del organismo a "los esfuerzos del Ejecutivo keniano en combatir el terrorismo", y destacó la aportación de Kenia a la Misión de la UA en Somalia (AMISOM) para combatir a la milicia radical islámica Al Shabab.

El ministro keniano del Interior, George Saitoti, dijo hoy que, aunque ningún grupo se ha atribuido el atentado, "la sospecha inicial recae en Al Shabab", grupo contra el que lucha el Ejército keniano en Somalia desde octubre pasado.

El ataque fue perpetrado con granadas en los alrededores de una estación de autobuses, cerca del centro de Nairobi.

Este atentado es el tercero que produce en Nairobi desde que el Ejército keniano iniciara el pasado 15 de octubre una ofensiva en Somalia contra Al Shabab, que amenazó varias veces con represalias a la población de Kenia.

Además, el ataque de ayer es el más sangriento perpetrado en Nairobi desde 1998, cuando la red terrorista Al Qaeda cometió un atentado contra la Embajada de Estados Unidos en el centro de la ciudad, que dejó 213 muertos y unos 5.000 heridos.

El Ejército keniano acusa a Al Shabab de varios secuestros ocurridos en 2011 en Kenia cerca de la frontera con Somalia.

La milicia, que hace poco anunció su adhesión a Al Qaeda, combate desde 2006 a las tropas del Gobierno Federal de Transición (GFT) somalí y de AMISOM, apoyadas por Kenia y Etiopía, para instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.