AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

miércoles, 26/11/14 - 23: 02 h

autoridades regionales

Distinto trabajo, misma expectación

lainformacion.com

martes, 15/01/13 - 13:49

[ ]

Esperanza Aguirre deja atrás su puesto en la administración pública y se embarca en el sector privado rodeada de la misma expectación que cuando dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid, arropada por todo el PP de Madrid y arremetiendo contra quienes critican su fichaje.

Arantxa Bernarte

Las Rozas (Madrid), 15 ene.- Esperanza Aguirre deja atrás su puesto en la administración pública y se embarca en el sector privado rodeada de la misma expectación que cuando dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid, arropada por todo el PP de Madrid y arremetiendo contra quienes critican su fichaje.

Si el primer día que se incorporó a su puesto en Turespaña entró a trabajar un poco más tarde por haber tenido que participar en un desayuno informativo -presentando al alcalde de Alcorcón, David Pérez-, hoy otro desayuno ha marcado su primer día tras solicitar una excedencia en el sector público.

Y es que Aguirre era la encargada de presentar a la consejera de Educación madrileña, Lucía Figar, en otro desayuno, aunque su anunciada -este lunes- incorporación a la empresa catalana de cazatalentos Seeliger y Conde ha eclipsado inevitablemente a Figar y a cualquier cuestión relacionada con la educación.

Numerosos periodistas, cámaras y fotógrafos aguardaban desde las nueve de la mañana, soportando un frío intenso, la llegada de Aguirre a la Ciudad del Fútbol, en Las Rozas, donde ha tenido lugar el acto.

Han acudido al mismo el Gobierno de Madrid en pleno -excepto su presidente, Ignacio González, que tenía otro acto-, la alcaldesa de la capital, Ana Botella; numerosos alcaldes madrileños y diputados del PP, y el presidente del Parlamento regional, José Ignacio Echeverría.

Mientras todos aguardaban su llegada, en el vestíbulo del hotel de la Ciudad del Fútbol se mezclaban políticos trajeados con chavales ataviados con el chándal de la selección española, e incluso en un momento se ha podido ver también a Vicente del Bosque, probablemente sorprendido por el revuelo, que esta vez no se debía a ningún triunfo del combinado nacional.

Un atasco, según ha dicho la propia Aguirre, ha hecho que la expresidenta llegara media hora tarde a la cita, pidiendo perdón por el retraso y dejando a los informadores con las ganas de sus primeras palabras tras el anuncio de su fichaje. "Después", ha zanjado, antes de entrar al desayuno.

No ha faltado a su promesa y, una vez que Lucía Figar se ha bajado del atril tras acabar su intervención, Aguirre se ha subido a él para atender a los periodistas.

Solo ha hecho falta una pregunta -que informara sobre su fichaje- para que, con todo lujo de detalles, Aguirre explicara cómo ha entrado en Seeliger y Conde (afirmando que un directivo de la empresa, al que no conocía de nada, pidió referencias sobre ella a un conocido durante una boda), que está "ilusionada" porque una firma catalana haya pensado en ella, o que se siente "honradísima".

Tampoco ha faltado alguna referencia -sin mencionarlo expresamente- a otros políticos que tras dejar la actividad pública ficharon por otras empresas, dejando clara la diferencia con ella: si ha aceptado esta oferta, ha dicho, es por venir de un sector que no tiene nada que ver "con la construcción, las eléctricas o las telefónicas".

Antes de que ningún periodista pudiera preguntarle por las críticas que ha suscitado su fichaje, o si considera compatible su nuevo trabajo con la Presidencia del PP de Madrid, ella misma ha contestado (aunque, a su vez, con más preguntas).

"Quiero saber qué se considera necesario (para que sea compatible su trabajo con ser presidenta del PP). ¿Ser elegida por los militantes no sirve? ¿O ser afiliado durante muchos años? ¿Hay que ser funcionario -o eso creen los periodistas que hablan sin saber, que parece que son muchos- para ser presidente local de un partido?", ha cuestionado.

Lo que sí parece tener claro Aguirre es que hará una buena labor en su nuevo cargo de cazatalentos, dado que Mariano Rajoy fichó nada menos que a 90 personas de la Comunidad de Madrid cuando llegó a La Moncloa, lo que prueba, según ella, que no debe ser "tan mala" en eso de seleccionar gente y formar equipos.

Figar tampoco ha dudado de ella y, cuando le han preguntado por su futuro cuando deje de ser consejera de Educación, ha asegurado que si algún día deja la política no dudará en acudir "a los servicios de Esperanza Aguirre". "Estoy segura de que lo hará muy bien", ha afirmado.

Aunque Aguirre ha reiterado que la política nunca debe ser una profesión, no ha podido evitar aprovechar el desayuno para hacer eso, política, y arremeter contra la izquierda y contra los nacionalistas: los primeros por utilizar la educación para "adoctrinar", y los segundos por usarla como herramienta para "inculcar mitos y fantasías". EFE

1011297

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel