AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

miércoles, 23/07/14 - 03: 55 h

cumbre

La UE y Rusia escenifican sus diferencias sobre su cooperación energética

lainformacion.com

viernes, 21/12/12 - 18:24

[ ]

Bruselas, 21 dic (EFE).- La Unión Europea (UE) y Rusia reconocieron hoy mutuamente su interdependencia económica en la trigésima cumbre que celebran, pero también evidenciaron sus divergencias en torno a la cooperación en asuntos energéticos.

La UE y Rusia escenifican sus diferencias sobre su cooperación energética

Bruselas, 21 dic (EFE).- La Unión Europea (UE) y Rusia reconocieron hoy mutuamente su interdependencia económica en la trigésima cumbre que celebran, pero también evidenciaron sus divergencias en torno a la cooperación en asuntos energéticos.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, participó en Bruselas junto al de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en una reunión que tuvo una amplia agenda y que se desarrolló, según dijeron todos ellos, en un clima "abierto, franco y constructivo".

Ambas partes reconocieron la importancia de su relación para la estabilidad del continente y dejaron claro que sus economías están relacionadas y son interdependientes, teniendo en cuenta que el 45 % de las exportaciones rusas se dirigen a la UE y que el 35 % de las importaciones en ese país proceden del bloque europeo, recordó Van Rompuy.

No obstante, las diferencias afloraron durante la reunión particularmente en el área de la energía, de la que Rusia es un decisivo proveedor a la UE.

Putin, en la conferencia de prensa al término de la cumbre, acusó a sus socios europeos de incumplir el acuerdo de asociación y cooperación suscrito entre las partes en 1995 con la aprobación del nuevo marco legislativo comunitario en materia de energía, conocido como Tercer Paquete Energético.

En concreto, lamentó que esa legislación sea "retroactiva" y se aplique a los contratos ya existentes, lo que consideró una "confiscación de las inversiones rusas" en la UE, y una "clara violación" del artículo 34 del pacto de asociación, que dice que no se debería poner en peligro la actividad económica de cada una de las partes en sus territorios, recordó el líder ruso.

Por su parte, Barroso garantizó que la legislación energética de la UE "respeta todos los acuerdos internacionales y el estado de derecho", y que "no es discriminatoria", ya que no sólo va dirigida a empresas rusas sino también europeas y de otros países.

"La presencia de empresas rusas en el campo de la energía es más fuerte que hace cinco años y lo celebramos, son más que bienvenidas, pero deben cumplir plenamente nuestras normas. Las deben respetar todos nuestros socios", enfatizó el presidente de la Comisión.

"Barroso sabe que está equivocado", apostilló Putin, quien no obstante se mostró confiado en "encontrar una solución" basada en "nuestro interés común".

El tercer paquete energético, que debía ser incorporado por los Veintisiete antes del 8 de marzo de 2011, impone separar producción, transporte y comercialización de la energía, e incluye salvaguardas para evitar que las redes caigan en manos de compañías extranjeras.

Moscú considera que tal ley perjudica al consorcio estatal gasístico ruso Gazprom, investigado desde septiembre por la CE al sospechar que obstaculiza la competencia en los mercados de Europa central y del este y que abusa de su posición dominante.

En el plano comercial, la Unión instó a Putin a aplicar completamente todos sus compromisos con la Organización Mundial del Comercio (OMC), de la que es miembro desde agosto pasado tras 18 años de negociaciones.

Ante la falta de reacción de Moscú para que abra más sus mercados, la UE se plantea recurrir a los mecanismos de solución de disputas de la organización.

En lo referente a la negociación para la liberalización de visados de corta estancia entre la UE y Rusia, Putin dejó claro que un acuerdo en ese ámbito supondría un estímulo para sus economías y no sólo una ventaja para sus ciudadanos.

Recordó que el comercio entre ambos ronda los 400.000 millones de euros anuales, y que la lentitud en las conversaciones supone un "obstáculo" para desarrollar más sus economías, por lo que pidió más "voluntad política" para concluirlas.

Barroso recordó que, mientras tanto, las partes avanzan en renovar su acuerdo de facilitación de visados para que abarque más categorías y haga más ágiles las solicitudes.

En el terreno de los derechos humanos, Van Rompuy celebró la cooperación que la UE y Rusia mantienen en el marco de su mecanismo de consultas.

Ante Putin, Barroso mencionó la "preocupación" de la UE por casos como el del abogado Serguéi Magnitsky, quien hizo graves denuncias de corrupción contra las autoridades rusas y que murió en 2009 en una prisión de Rusia, al tiempo que elogió el papel de la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales en el país.

Rosa Jiménez

(Agencia EFE)

Destacamos

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel