AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

miércoles, 01/10/14 - 10: 36 h

defensa

HRW acusa al Ejército congoleño y al M23 de crímenes de guerra

lainformacion.com

martes, 05/02/13 - 17:44

[ ]
Human Rights Watch (HRW) ha acusado al Ejército de República Democrática del Congo (RDC) y al Movimiento 23 de Marzo (M23) de cometer decenas de abusos y crímenes de guerra durante la ocupación de Goma llevada a cabo a finales del año pasado por parte de los rebeldes, en las que el apoyo ruandés habría jugado un papel clave.

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Human Rights Watch (HRW) ha acusado al Ejército de República Democrática del Congo (RDC) y al Movimiento 23 de Marzo (M23) de cometer decenas de abusos y crímenes de guerra durante la ocupación de Goma llevada a cabo a finales del año pasado por parte de los rebeldes, en las que el apoyo ruandés habría jugado un papel clave.

El M23 se hizo con el control de Goma, en el este de la RDC, el 20 de noviembre y no abandonó esta ciudad hasta el 1 de diciembre, después de que el Gobierno congoleño accediese a comenzar unas negociaciones que, a día de hoy, apenas se han traducido en avances. La toma de Goma supuso el traslado de varias unidades del Ejército congoleño que terminaron reubicándose en Minova, una localidad a unos 50 kilómetros de distancia.

HRW ha hecho público este martes un informe mediante el que ha denunciado decenas de casos de abusos, tanto por parte de los rebeldes en Goma como por parte de las tropas del Gobierno en Minova y otras zonas cercanas.

La organización ha entrevistado a más de 180 víctimas y testigos de abusos, trabajadores del sector sanitario y líderes de la sociedad civil que han dado cuenta de "información detallada" sobre "supuestos crímenes de guerra" cometidos por ambos bandos.

En concreto, la ONG ha recopilado datos que vinculan al M23 con "al menos 24 ejecuciones sumarias" ocurridas entre el 19 de noviembre y el 2 de diciembre en Goma y sus alrededores. Sólo tres de estas 24 víctimas no eran civiles, lo que da cuenta de la persecución a la que se sometió a la población local y, en especial, a las mujeres. En el mismo periodo se produjeron al menos 36 violaciones de mujeres y niñas, incluida una menor de tan solo diez años que terminó falleciendo.

Además, el M23 también reclutó forzosamente a soldados, médicos, policías y civiles, lo que supone una violación de las leyes de la guerra. Estos nuevos efectivos fueron trasladados a bases rebeldes para su "reentrenamiento", según Human Rights Watch, que también ha incluido en su informe "cientos" de saqueos y ataques contra autoridades y oficinas públicas.

Las sombras también se extienden a las actuaciones del Ejército congoleño, responsable de "al menos 76 casos de violación de mujeres y niñas" entre el 20 y el 30 de noviembre en Minova y en las localidades de Bwisha, Buganga, Mubimbi, Kishinji, Katolo, Ruchunda y Kalongo.

También en estos casos figuran menores de edad entre las víctimas, de incluso 13 años, aunque HRW considera que es difícil conocer el alcance de estas prácticas. Parte de las víctimas no habría acudido a un médico o denunciado los abusos ante las autoridades por miedo a represalias.

PERSEGUIR LA IMPUNIDAD

La impunidad que existe en torno a este tipo de abusos favorece su extensión, en la medida en que "raramente" los crímenes terminan con una detención y una condena. El director de HRW para África, Daniel Bekele, ha emplazado a Naciones Unidas y a los países y organizaciones implicados en la resolución del conflicto en la RDC a "enviar un mensaje contundente" que certifique que ni los líderes rebeldes ni los comandantes militares "serán recompensados por sus atrocidades".

Un comandante del M23, Sultani Makenga, ha reconocido a HRW que el grupo insurgente no ha iniciado ninguna investigación por los posibles abusos perpetrados durante la ocupación de Goma. Makenga únicamente ha informado de la detención de dos guerrilleros acusados de disparar a un civil en Rutshuru.

En el caso de los delitos cometidos por el Ejército, la fiscalía militar de la provincia de Kivu Sur sí ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido en Minova y en otras localidades cercanas.

Por el momento, ya han sido detenidos once soldados, siete de ellos acusados de robo, extorsión, incumplimiento de órdenes militares y colaboración con el enemigo, entre otros cargos. Otro de los detenidos figura como sospechoso de una violación ocurrida el 24 de diciembre en Minova, mientras que otros dos estarían implicados también con abusos sexuales cometidos el 4 y el 5 de diciembre en Buganga. Los dos arrestados restantes están siendo investigados por su presunta relación con el asesinato de un niño de 14 años.

HRW también ha extendido sus críticas a Ruanda, país al que ha acusado de colaborar con los rebeles dándoles "un apoyo significativo", hasta el punto de que "autoridades militares ruandesas han planeado y comandado operaciones militares del M23". Según la ONG, desde Ruanda también se enviaron armas, munición, uniformes y otros equipos al otro lado de la frontera y se organizó el reclutamiento para la rebelión de "cientos de jóvenes".

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel