AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

jueves, 18/09/14 - 04: 42 h

defensa

¿Por qué Corea del Norte quiere la guerra?

José Luis Avilés / Carlos Salas

sábado, 30/03/13 - 11:54

[ ]
  • La última 'frontera de la Guerra Fría' vuelve a encender las alarmas de todo el mundo
  • El conflicto, que comenzó en 1950, parece resurgir con las amenazas de Kim Jong Un

El día en que terminó la Segunda Guerra Mundial, gran parte del planeta se encontró dividido en dos mitades: una, bajo influencia de la Unión Soviética. La otra, bajo la influencia de EEUU.

¿Y qué pasó en la lejana península de Corea? Invadida por los japoneses desde 1910, quedó a merced de los soviéticos y norteamericanos, en 1945, cuando se repartieron esta zona asiática como se había repartido Europa. Incluso hubo un Muro... cartográfico. Era el paralelo 38. En la parte superior, Corea del Norte, plagada de soviéticos. En la inferior, Corea del Sur, plagada de estadounidenses.

En 1948, los soldados de ambas potencias se fueron retirando para dejar que cada zona se gobernase. Hubo elecciones. En el norte ganaron los comunistas de Kim Il Sung. Y en Corea del Sur se impuso la dictadura pro-estadounidense de Syngman Rhee. Ambos gobernantes tenían el mismo deseo: reunificar Corea. El problema es que cada uno quería hacerlo bajo su ideología.  Pero desde entonces, Corea del Norte ha sido más belicosa.

La prueba de que Corea del Norte quería la guerra sucedió a partir del 1 de octubre de 1949. Ese día, triunfó la revolución comunista en China. Mao Tse Tung prometió ayuda a sus amigos comunistas de Corea del Norte. Animado por este apoyo y por la aprobación de la Unión Soviética, el 25 de junio de 1950 el ejército de Corea del Norte cruzó el paralelo 38 e invadió a sus vecinos del sur. Empezaba la guerra de Corea

Reacción de EEUU

Con el apoyo militar de todo el bloque soviético, las tropas de Corea del Norte aplastaron al sur. Este golpe hirió el orgullo de Estados Unidos que convocó de urgencia un Consejo de Seguridad de la ONU. Se trataba de conseguir un permiso para  comandar un ejército y frenar el avance norcoreano. Stalin no tuvo margen de reacción: la ausencia del delegado soviético en el Consejo de Seguridad (solo cinco potencias tienen derecho de veto) permitió a los estadounidenses imponer su autoridad.

Las tropas multinacionales de la ONU, lideradas por el ejército de Estados Unidos al mando del general MacArthur, se desplazaron a la península coreana y rápidamente recuperaron el terreno perdido por Corea del Sur. Sin embargo, China también tomó partido en la contienda y, con el apoyo militar soviético, dio soporte a sus socios del norte. Las tropas norteamericanas retrocedieron. El 4 de enero de 1951 el ejército comunista se hacía con el control de Seúl, la capital de Corea del Sur.

La situación no pasó a mayores

Fue entonces cuando, el general Douglas MacArthur propuso una ofensiva atómica sobre el norte de China para disuadir a los comunistas. Pero el presidente de EEUU, Harry Truman, alarmado ante un terrible conflicto nuclear con la URSS, destituyó a su alto cargo militar. Este gesto pareció contentar al bloque comunista. Stalin descartó prolongar el conflicto y apostó por la coexistencia de dos sistemas políticos diferentes en aquel territorio. Era el armisticio.

El 'empate militar' abrió una ronda de conversaciones que concluyeron en 1953, poco después de la muerte de Stalin, con la firma del Armisticio de Panmunjong. Se acordó una nueva frontera situada en el entorno del paralelo 38. No obstante, la animadversión entre ambos regímenes ha llegado hasta el día de hoy, donde esa 'frontera de la Guerra Fría' vuelve a activar las alarmas del mundo.

Dinastía hereditaria

Desde Kim Il Sung, todos los dirigentes de Corea del Norte han pertenecido a esta dinastía hereditaria cuya obsesión ha sido la guerra. El último es Kim Jong Un. La propaganda de su gobierno trata de ocultar, con este ambiente bélico, las malas condiciones económicas de la población, sometida a terribles hambrunas. Para ello, mantiene abierta la idea de que hay un gran enemigo exterior personalizado por Estados Unidos y por Corea del Sur. Desde 1950, el régimen de Pyongyang, capital del Norte, no ha cesado de emplear buena parte de su PIB en armamento militar y en hostigar al Sur. Este año se celebran los 60 años del fin de la Guerra de Corea, lo cual ha reavivado la tensión militar.

El lanzamiento de misiles de pruebas en dirección a Japón, el exitoso ensayo nuclear reciente y la retórica militar, han encendido las alarmas del planeta. ¿Van en serio? Esta semana, Corea del Sur y EEUU han desarrollado una serie de ejercicios militares para disuadir a sus enemigos del Norte, como en otras ocasiones. El gobierno de Corea del Norte las ha interpretado como una provocación. Por eso, ha ido subiendo el nivel de sus amenazas. Ha pasado de decir que iba a declarar la guerra, a decretar "el estado de guerra" paso previo a la apertura de hostilidades.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel