AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

miércoles, 01/10/14 - 09: 42 h

diplomacia

España busca en Trípoli participar en la construcción de la nueva Libia

lainformacion.com

lunes, 17/12/12 - 07:47

[ ]

Trípoli, 17 dic (EFE).- Los ministros españoles de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Fomento, Ana Pastor, se encuentran hoy en Libia junto a una quincena de empresarios para estudiar las posibilidades de negocio en un país con ingentes reservas petroleras que lucha por superar el régimen de Muamar el Gadafi.

España busca en Trípoli participar en la construcción de la nueva Libia

Trípoli, 17 dic (EFE).- Los ministros españoles de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Fomento, Ana Pastor, se encuentran hoy en Libia junto a una quincena de empresarios para estudiar las posibilidades de negocio en un país con ingentes reservas petroleras que lucha por superar el régimen de Muamar el Gadafi.

Un año después de la muerte del dictador, la seguridad sigue siendo uno de los graves problemas del Estado norteafricano, pero el Ejecutivo español no quería retrasar más el viaje y será, de hecho, el primero que se entreviste en Trípoli con el nuevo Gobierno libio, que tomó posesión el pasado 14 de noviembre.

Días antes de esa fecha visitaron el país delegaciones gubernamentales de Francia e Italia, interesadas, como España, en los grandes proyectos energéticos y de infraestructuras en marcha.

Margallo y Pastor, en lo que denominan una "primera toma de contacto", se reunirán hoy con el primer ministro libio, Ali Zidan; el presidente del Congreso Nacional, Mohamed al Magrif, que ejerce de jefe de Estado hasta que no se apruebe una Constitución; y varios ministros.

Junto a ellos han viajado a Trípoli representantes de empresas que ya trabajaban en el país antes del levantamiento popular armado y de compañías que quieren explorar las posibilidades de negocio, como Repsol (que tiene ocho concesiones en la región), Indra, Gas Natural, Abengoa, Sacyr-Vallehermoso, Isolux, Grupo Cobra, Asfibe o Idom.

España, según explicó en el vuelo a Trípoli el titular de Exteriores, disfruta de una posición privilegiada para dialogar con las autoridades libias, ya que apoyó a los rebeldes que lucharon contra Gadafi desde sus inicios, respaldó su levantamiento armado y fue uno de los primeros en reconocer a las nuevas autoridades.

El Gobierno español quiere poner a disposición del nuevo Ejecutivo libio la experiencia internacional de las empresas públicas y privadas españolas y defenderá hoy su participación en muchos de los proyectos que quiere desarrollar el país.

Entre ellos, destacó Pastor la ampliación y modernización de los aeropuertos, la construcción de hospitales y viviendas, la línea ferroviaria de la costa, la mejora de las infraestructuras portuarias y el desarrollo de las carreteras.

Para financiar esta reconstrucción del país, apuntan fuentes diplomáticas, Libia cuenta con las mayores reservas petroleras del continente y dispone en estos momentos de gran liquidez, ya que ha recuperado prácticamente la capacidad de producción que tenía antes del conflicto.

Su economía se contrajo un 61 por ciento el año pasado, pero se prevé que en este ejercicio crezca alrededor del 90 por ciento, generando un superávit del 36 por ciento del PIB.

Además de estudiar nuevas posibilidades de negocio, el Gobierno español respaldará a las empresas asentadas en el país desde hace años y cuyo trabajo se vio afectado por la revolución.

El nuevo Gobierno libio se ha comprometido a asumir los pagos pendientes y a respetar todos los contratos firmados con el anterior régimen tras superar el examen de un comité anticorrupción, un proceso que el Ejecutivo español quiere que se acelere.

Quedan por estudiar las eventuales indemnizaciones por las instalaciones y las maquinarias destruidas.

Al margen del objetivo económico, Margallo quiere ofrecer a las autoridades libias la experiencia de la transición española al país y apoyar el proceso de redacción de la Constitución a través de la formación de altos funcionarios en programas organizados por la Casa Árabe y la Casa del Mediterráneo.

(Agencia EFE)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel