AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

martes, 02/09/14 - 04: 45 h

diplomacia

La toma de decenas de rehenes en Argelia propaga la guerra en Mali

lainformacion.com

jueves, 17/01/13 - 11:14

[ ]
La toma de decenas de rehenes en Argelia propaga la guerra en Mali

ARGEL/BAMAKO (Reuters) - Un grupo de combatientes integristas islámicos secuestró el miércoles a decenas de rehenes occidentales y argelinos en un ataque durante la madrugada contra un yacimiento de gas natural en lo profundo del Sahara y exigió que Francia detenga una nueva ofensiva contra rebeldes en la vecina Mali.

Tres personas, entre ellos un británico y un francés, habrían muerto, pero los detalles no eran claros y el número de rehenes en Tigantourine variaba desde 41 extranjeros -incluidos quizás siete americanos, junto a europeos y japoneses- a más de 100 empleados locales, los que estaban en un lugar separado y menos vigilado.

Lo que está claro es que con un dramático contragolpe al refuerzo de tropas francesas de esta semana en Mali, los radicales de la región inspirados en Al Qaeda han planteado un dilema desalentador para París.

También han propagado la hasta ahora oscura guerra civil en Mali a más allá del noroeste de África, desafiando a Washington y a los europeos al cerrar un importante campo gasífero que bombea energía a Europa.

El ataque, que Argelia dice fue liderado por un veterano yihadista y contrabandista entrenado en Afganistán, ocurrió justo cuando las tropas terrestres de Francia en Mali lanzaban su primera ofensiva después de seis días de ataques aéreos.

Estados Unidos, que al igual que las potencias europeas respaldó la decisión de la semana pasada de Francia de intervenir contra los islamistas que han capturado enormes zonas del norte de Mali, confirmó que había estadounidenses entre los rehenes y dijo que trabajaría para garantizar su seguridad.

Gobiernos occidentales y africanos han estado alarmados por el flujo de armas y combatientes a través de las fronteras del Sahara tras el fin de la guerra civil de Libia en el 2011 y los temores de que Mali, donde los islamistas expulsaron al Ejército desde el norte hace nueve meses, pueda convertirse en un refugio de miembros de Al Qaeda similar a Afganistán.

Los milicianos, que dijeron que tenían a decenas de combatientes en el campo gasífero, no emitieron una amenaza explícita, pero dejaron claro a medios de la vecina Mauritania que las vidas de los rehenes corren peligro.

"Hacemos totalmente responsables al gobierno argelino y al gobierno francés y a los países de los rehenes si nuestras demandas no se cumplen, y depende de ellos el detener la brutal agresión contra nuestra gente en Mali", dice un comunicado del grupo, que se llama a sí mismo "Batallón de Sangre".

En otros comentarios difundidos por la agencia de noticias mauritana ANI, el grupo dijo que sus combatientes habían puesto explosivos en el lugar y que cualquier intento por liberar a los rehenes llevaría a un "trágico final". La inusualmente elevada cantidad de hombres armados y rehenes involucrados representa un grave problema para cualquier operación de rescate.

Después del anochecer, ANI citó a un miliciano diciendo que los combatientes habían repelido un ataque de tropas argelinas. Agregó que el armamento de los secuestradores incluye morteros y misiles antiaéreos.

ESTADOUNIDENSES

Los milicianos dijeron que siete estadounidenses están entre los 41 rehenes extranjeros, una cifra que funcionarios de Estados Unidos dijeron que no podían confirmar.

La compañía noruega de energía Statoil, que opera el campo de gas en una inversión conjunta con la británica BP y la empresa estatal argelina Sonatrach, dijo que nueve de sus empleados noruegos y tres miembros de su personal argelino estaban detenidos.

Varias fuentes también reportaron el secuestro de cinco japoneses que trabajaban para la firma de ingeniería JGC Corp, un ciudadano francés, un austriaco, un irlandés y varios británicos.

El Gobierno argelino, que libró una sangrienta guerra civil contra islamistas en la década de 1990, dijo que no negociaría.

Medios franceses dijeron que los milicianos también están exigiendo que Argelia libere a decenas de prisioneros islamistas de sus cárceles.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, dijo: "Quiero asegurar al pueblo estadounidense que Estados Unidos tomará todos los pasos necesarios y apropiados que se requieran para lidiar con esta situación".

Dijo que no tenía información firme sobre si existe una relación con la situación en Mali. Analistas apuntaron al cambio de alianzas y rivalidades entre los islamistas en la región para sugerir que los secuestradores podrían tener múltiples motivos.

En su propio comunicado, condenaron al Gobierno laico de Argelia por "traicionar" a sus predecesores en la sangrienta guerra anticolonialista contra Francia hace medio siglo y permitir que aviones de guerra franceses sobrevuelen su territorio rumbo a Mali.

También acusaron a Argelia de cerrar sus fronteras a los refugiados de Mali.

El ministro del Interior argelino, Daho Ould Kablia, dijo a la agencia de noticias estatal que había cerca de 20 secuestradores liderados por Mojtar Belmojtar, un argelino que luchó contra las fuerzas soviéticas en Afganistán en la década de 1980 y creó su propio grupo en el Sahara tras perdre el favor de otros líderes de Al Qaeda.

/Por Lamine Chikhi y Bate Felix/

(Reuters)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel