AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

jueves, 24/07/14 - 11: 04 h

diplomacia

Netanyahu, dispuesto a ampliar su coalición tras el castigo electoral

lainformacion.com

jueves, 24/01/13 - 07:44

[ ]
Netanyahu, dispuesto a ampliar su coalición tras el castigo electoral

JERUSALÉN (Reuters) - El primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, comenzó el miércoles la tarea de forjar una nueva coalición de gobierno después de que los votantes descontentos con el consentimiento gubernamental hacia los judíos ultraortodoxos le castigaran impulsando a un partido centrista.

Las elecciones del martes cristalizaron la demanda de los ciudadanos por una mayor atención hacia los asuntos diarios que les afectan, por encima de las ambiciones de los políticos religiosos y ultraconservadores, y dejaron de lado cuestiones como los planes nucleares de Irán y las aspiraciones de los palestinos.

El primer ministro de derecha se adjudicó la victoria después de que su partido Likud y su aliado ultranacionalista Yisrael Beitenu se quedaran con 31 de los 120 escaños del Parlamento, de acuerdo con el último recuento de votos.

El resultado los convierte en el mayor grupo parlamentario, pese a perder 11 escaños. En total, los partidos religiosos y de derecha obtuvieron casi la mitad de los escaños. El resultado final se espera para el jueves.

Haciendo una virtud de su debilidad, un Netanyahu debilitado indicó que podría ampliar su coalición a partidos de centroizquierda, principalmente a una nueva formación liderada por un antiguo presentador de televisión.

Este cambio podría aliviar la fricción con el presidente de Estados Unidos. Barack Obama, que esta semana ha comenzado su segundo mandato y que quiere evitar un ataque de Israel sobre Irán y reanimar las paralizadas conversaciones de paz con los palestinos.

"La posibilidad de un gobierno puramente de derechas ha disminuido, y con ella los dolores de cabeza que causaría a Obama", dijo David Makowsky, experto del Washington Institute for Near East Policy.

"Así que hay buenas posibilidades de que Netanyahu encuentre un 'modus vivendi' con Estados Unidos".

En la primera reacción de Estados Unidos, el portavoz gubernamental Jay Carney repitió el llamamiento a que se reanuden las conversaciones de paz.

"Creemos que lo que tiene que ocurrir son negociaciones directas entre las dos partes que afronten las cuestiones de estatuto final y resulten en una solución de dos estados", declaró.

Medios israelíes destacaron el batacazo electoral de Netanyahu y el inesperado ascenso de Yeish Atid (Hay futuro), que quedó segundo con unos 19 escaños en un parlamento muy dividido con hasta media docena de partidos.

COMPARTIR EL PESO

Yeish Atid y los laboristas, que quedaron terceros con 15 escaños, se aprovecharon del hartazgo de la clase media laica por la enorme carga tributaria que deben asumir debido a las ayudas que reciben los judíos ultraortodoxos, que por ejemplo no están obligados a realizar el servicio militar.

Netanyahu, que en dos mandatos como primer ministro ha contado con el apoyo de esta creciente minoría religiosa que supone el 10 por ciento de la población, rápidamente buscó abrirse a sus oponentes al decirles que desea formar una coalición lo más amplia posible, un proceso que posiblemente llevará varias semanas.

Lapid respondió en seguida mostrando su disposición a negociar y su rechazo a formar un bloque opositor con los laboristas.

Los palestinos reaccionaron con cautela al resultado de las elecciones y expresaron sus dudas sobre si derivarán en un gobierno más dispuesto a buscar compromisos por la paz, incluso si la coalición israelí incluye a partidos centristas.

Un editorial del periódico de Ramala Al-Quds dijo que los partidos centristas proveerían una "decoración cosmética" a un nuevo gobierno liderado por Netanyahu, lo que desviaría la atención de la opinión pública sin detener las iniciativas para expandir los asentamientos israelíes.

Pocos en Oriente Próximo esperan muchos cambios.

"No pone más cerca al Estado de Israel de cualquier tipo de gobierno pragmático con el que pudieran trabajar los estados árabes", dijo Michael Stephens, del Royal United Services Institute en Doha.

"Hay demasiado equipaje y demasiada poca voluntad hacia (Netanyahu) para que el péndulo oscile hacia una visión más favorable a Israel a corto plazo", agregó.

/Por Alistair Lyon/

(Reuters)

Destacamos

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel