AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

jueves, 24/07/14 - 15: 19 h

elecciones

Monti consideraría presentarse a las elecciones

lainformacion.com

lunes, 24/12/12 - 12:23

[ ]
Monti pide al próximo gobierno italiano que mantenga las reformas

ROMA (Reuters) - El primer ministro italiano en funciones, Mario Monti, dijo el domingo que Estaría dispuesto a presentarse a las elecciones del año que viene si se lo piden fuerzas políticas que adopten su agenda de reformas.

El ex comisario europeo, nombrado hace un año para liderar un Gobierno no electo que salvara a Italia de la crisis financiera, dimitió el viernes, pero se enfrenta a cada vez más peticiones de que aspire a un segundo mandato en las elecciones del 24-25 de febrero.

En una rueda de prensa de final de año, Monti insistió en que por ahora no se suma a ningún movimiento político y que está más preocupado por que se sigan sus políticas que por las personas que se presenten a los comicios.

Sin embargo, indicó que si una coalición o fuerza política le ofrece un programa creíble del que sea partidario, "estaría dispuesto a ofrecer mi ánimo, consejo y si fuera necesario el liderazgo".

Cuando se le preguntó si eso implicaba que estaba dispuesto a optar de nuevo al puesto, dijo "si una fuerza política creíble me pidiera que me presentara a primer ministro en su nombre, lo consideraría".

Tanto el partido de centro derecha Pueblo de la Libertad (PDL) de Silvio Berlusconi como el Partido Democrático (PD) de centroizquierda liderado por Pier Luigi Bersani le han instado a no presentarse. El PD tiene una considerable ventaja en los sondeos de opinión.

Sin embargo, Monti rechazó la idea de que esté motivado por ambición personal para ganar poder político.

"Si acepto, es para intentar cambiar la cultura moral del país. Es obvio que no es por mi comodidad personal", comentó.

A Monti se le ha pedido que sea la cara de los grupos centristas, desde los desencantados ex aliados de Berlusconi al pequeño partido UDC, próximo a la Iglesia católica.

El primer ministro dijo esperar que el próximo gobierno obtenga una amplia mayoría parlamentaria y que cree que la clásica división entre izquierda y derecha ya no es adecuada para abordar los problemas a los que se enfrenta Italia.

En declaraciones más tarde a la cadena estatal RAI, Monti dijo ser consciente de que su voluntad de tener un papel activo en las próximas elecciones "conlleva muchos riesgos y una alta probabilidad de fracaso".

Además, dijo ser consciente de que si no participa en las elecciones tiene más posibilidades de llegar a la presidencia de Estado algún día, pero sostuvo que desea marcar una diferencia más grande en la vida de los italianos de lo que es posible desde la presidencia.

CIUDADANOS CANSADOS

Si finalmente entra en la carrera, se enfrentará a una fuerte oposición de Berlusconi, al que criticó duramente en su comparecencia, diciendo que se había sentido "perplejo" por los frecuentes cambios de postura del multimillonario magnate de los medios, de 76 años.

Esbozando una plataforma política para completar la agenda de reformas iniciada por su gabinete cuando asumió el cargo hace más de un año, Monti dijo en su rueda de prensa que el próximo Gobierno del país no debe hacer promesas electorales fáciles ni dar marcha atrás en el camino de reformas.

"Hemos de evitar pasos ilusorios y extremadamente peligrosos hacia atrás", dijo Monti en la tradicional rueda de prensa de final de año.

Aunque muchos líderes europeos y la elite empresarial italiana han pedido que su proyecto económico prosiga, los italianos de a pie, cansados de las subidas de impuestos y recortes de gastos impuestos para recudir una enorme deuda pública, son menos entusiastas.

Un grupo centrista liderado por Monti probablemente quedaría en un distante tercer o incluso cuarto puesto en los comicios, y una encuesta publicada la semana pasada mostraba que el 61 por ciento de los Italianos cree que no debe presentarse.

En sus 13 meses en el cargo, el ex profesor de economía reparó la situación internacional de Italia, que se había derrumbado bajo el mando del desacreditado Berlusconi, y sacó adelante reformas del sistema de pensiones, el mercado laboral y partes del sector servicios.

Sin embargo, muchos analistas creen que sus esfuerzos en reformas han sido demasiado tímidos como para mejorar de forma significativa las perspectivas de una lenta economía, y el propio Monti ha dicho que Italia está "apenas al principio de las reformas estructurales" necesarias.

Italia, la tercera economía más grande de la eurozona, lleva en recesión desde mediados del año pasado, el gasto del consumidor está bajando a su ritmo más rápido desde la Segunda Guerra Mundial y el desempleo ha subido a un récord por encima del 11 por ciento.

/Por Gavin Jones/

(Reuters)

Destacamos

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel