AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

miércoles, 01/10/14 - 09: 41 h

encuesta

Un 28% de los andaluces confunde la fecha de caducidad y la de consumo preferente

lainformacion.com

martes, 08/01/13 - 18:27

[ ]
Un 28 por ciento de los ciudadanos de Andalucía confunde la fecha de caducidad y la de consumo preferente, según un estudio elaborado por Hispacoop (Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de la que Eroski forma parte) y recogido por Europa Press con el fin de determinar el nivel de desperdicio de alimentos en el ámbito doméstico.
Un 28% de los andaluces confunde la fecha de caducidad y la de consumo preferente

SEVILLA, 8 (EUROPA PRESS)

Un 28 por ciento de los ciudadanos de Andalucía confunde la fecha de caducidad y la de consumo preferente, según un estudio elaborado por Hispacoop (Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de la que Eroski forma parte) y recogido por Europa Press con el fin de determinar el nivel de desperdicio de alimentos en el ámbito doméstico.

En total, en Andalucía se entrevistó a 418 personas responsables de las compras, almacenamiento y preparado de alimentos en el hogar, de los que dos de cada tres eran mujeres con una media de edad de 48 años.

En líneas generales se comprobó que los consumidores andaluces entrevistados creen desperdiciar muy pocos alimentos: solo un 17 por ciento de los encuestados reconoce que suele tirarlos a la basura. Sin embargo, uno de cada cuatro confunde los significados de fecha de caducidad y de consumo preferente, lo que puede influir en su salud o que gran cantidad de alimentos perfectamente válidos para el consumo vayan a parar al cubo de la basura.

Así se extrae de este informe que tiene como fin determinar el nivel de desperdicio de alimentos en el ámbito doméstico y a través del que se controló el pasado noviembre los alimentos que desechaban en cada comida o a lo largo del día en 413 hogares de 17 comunidades autónomas.

Asimismo, para comprobar la percepción de despilfarro de alimentos entre los consumidores, se realizó una encuesta 'on line' y telefónica en las mismas fechas a las personas encargadas de gestionar, almacenar y preparar la comida en sus hogares. Fueron un total de 3.454 originarias de 17 comunidades autónomas.

De este modo, sólo el cinco por ciento de los encuestados andaluces reconoce que suele tirar comida a la basura, el 95 por ciento restante asegura que intenta conservarlos en el frigorífico o congelados, aunque entre ellos hay quienes confiesan que, al final, acaban por tirarlos (el cinco por ciento de ellos así lo reconoce).

En este sentido, se enumeraron doce tipos de alimentos para detectar la percepción que tienen los entrevistados castellanos sobre la cantidad que tiran de los mismos. Consideran que apenas se tira nada, una creencia extensible a todos los grupos, excepto a las frutas y verduras.

Es más, quienes sí reconocen deshacerse de los alimentos lo hacen, de forma mayoritaria, con la idea de que es en poca cantidad. En cifras, la mayor proporción de desechos se concentra en las frutas y verduras (el 52% de los andaluces entrevistados reconoce tirarlas); los cereales, productos de panadería y pastelería (un 37%); y comidas preparadas/precocinadas (un 23%). Para todos los demás grupos de alimentos, el porcentaje de los andaluces que admiten tirar algo es inferior al 18 por ciento.

Del mismo modo, se comprobó que uno de cada cuatro confunde la fecha de caducidad con la de consumo preferente. Por un lado, un 28 por ciento cree que la fecha de caducidad quiere decir que a partir de esa fecha el alimento ya no conserva sus cualidades específicas pero que es seguro comerlo, un error que puede repercutir en consumir alimentos en mal estado. Y por el otro lado, otro 28 por ciento de los hogares analizados en Andalucía opina que la fecha de consumo preferente significa que a partir de esa fecha no es del todo seguro comer ese producto, una creencia que puede provocar que gran cantidad de alimentos perfectamente válidos para el consumo vayan a parar al cubo de la basura.

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel