El gobierno comprende la indignación por el indulto al 'kamikaze' de valencia


El Gobierno de España afirmó este viernes que "comprende especialmente" la indignación de la familia del jóven de Valencia que murió en 2003 por un accidente de tráfico con un conductor 'kamikaze' que acaba de recibir un indulto de Mariano Rajoy.
La vicepresidenta y portavoz del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, declaró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el indulto concedido "no es fácil de adoptar" y reconoció que en las decisiones adoptadas en el Consejo de Ministros "no siempre se acierta".
Sáenz de Santamaría no llegó a pedir perdón a la familia de la víctima, como ha exigido su hermana Loreto Dolz, pero sí aseguró que se ha intentado "hacer de la mejor manera posible". "Entiendo muy bien la posición de la familia en un caso de esta naturaleza", sentenció.
Explicó que el indulto se concedió después de consultar un gran número de informes y se otorgó ante la falta de antecedentes del 'kamikaze', el arrepentimiento, su buen comportamiento en prisión y el plazo transcurrido desde el accidente.
Sáenz de Santamaría subrayó que en el Gobierno "no siempre se acierta e intentamos poner encima de la mesa los elementos en juego" antes de tomar una decisión, especialmente en el caso de un indulto.