AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

viernes, 24/10/14 - 12: 46 h

política (general)

Lobo inicia último año de Gobierno entre el logro político y el fracaso económico

lainformacion.com

sábado, 26/01/13 - 16:38

[ ]

Tegucigalpa, 26 ene (EFE).- El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, inicia mañana su cuarto y último año de mandato entre logros políticos, fracasos económicos y desaciertos como no haber cumplido con sus dos promesas de campaña: trabajo y seguridad.

Lobo inicia su último año de Gobierno entre el logro político y el fracaso económico

Tegucigalpa, 26 ene (EFE).- El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, inicia mañana su cuarto y último año de mandato entre logros políticos, fracasos económicos y desaciertos como no haber cumplido con sus dos promesas de campaña: trabajo y seguridad.

En la víspera de su tercer año de Gobierno, el mismo Lobo, quien asumió el 27 de enero de 2010, dijo en un informe ante el Parlamento que acepta sus "desaciertos", pero no puntualizó cuáles han sido los fracasos de su Administración, sino que resaltó lo que en su opinión han sido logros importantes.

"¿Errores?. Claro, con humildad acepto mis desaciertos, porque no es que yo quiera hacer daño", subrayó Lobo este viernes en un discurso en el que admitió que ha habido corrupción en su Gobierno y que no se ha hecho lo suficiente para reducir la violencia criminal que sacude al país, con un promedio de 20 muertes diarias.

El analista Manuel Torres, director de la Agencia Audiovisuales y Análisis de Prensa, indicó a Efe que "económica y socialmente el Gobierno de Lobo no logró recuperar efectivamente la crisis del país, y está heredando al próximo Gobierno -que asumirá en 2014- una situación más parecida a la de 2010 que a otro año mejor".

Lobo asumió el poder con un país que estaba aislado de la comunidad internacional, en represalia por el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente, Manuel Zelaya.

Además, el país estaba sumido en una crisis económica y socialmente dividido como nunca antes en su historia, por la fractura del orden democrático en 2009.

Torres indicó que 2010 fue un año muy difícil y se reconoce por toda la crisis derivada del golpe de 2009, pero que pese a una cierta recuperación de indicadores en 2011, la Administración de Lobo "fue incapaz de consolidar esa tendencia y de mejorar las condiciones de pobreza que afecta a la mayoría de la población".

Añadió que Lobo cierra su tercer año de mandato con mucho espejismo sobre sus logros, pero con un país que ha vuelto a niveles de endeudamiento interno y externo, como los que le permitieron a Honduras, a inicio del año 2000, acceder a la lista de países pobres altamente endeudados.

En opinión del director del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), el sacerdote jesuita Ismael Moreno, Lobo ha ejercido "un Gobierno que finalmente ha sido víctima de sus propias fragilidades".

"Independiente de la buena voluntad que haya tenido, Lobo ha sido víctima de sus contradicciones internas, de la incapacidad para proponer y poner en marcha políticas públicas, y porque los verdaderos actores de poder en el país están un poco más allá que en Casa Presidencial", dijo Moreno a Efe.

Diversos sectores le reconocen a Lobo que haya logrado el regreso de Honduras a la comunidad internacional y de Zelaya al país, tras un exilio forzado durante más de un año en República Dominicana.

"Políticamente habrá que reconocerle que institucionalizó a la oposición, sobre todo a la resistencia (surgida tras el golpe), a la que le reconoció su legalidad, y a Manuel Zelaya su retorno al país", dijo Manuel Torres.

Zelaya no sólo regresó al país, sino que ahora lidera el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) y el partido Libertad y Refundación (Libre), surgidos tras su derrocamiento.

Además de Libre, en 2011 surgieron otros cuatro partidos políticos, incluso uno al frente de uno de los altos mandos militares implicado en el golpe de Estado de 2009.

Con los cinco partidos políticos surgidos tras la crisis que dejó el golpe de Estado, suman nueve los que participarán en los comicios generales de este año, que serán los novenos consecutivos desde que el país retornó a la democracia en 1980 y los segundos tras el golpe contra Zelaya.

Pese al desgaste político y sin haber cumplido sus promesas de campaña, Lobo apuesta para las elecciones de noviembre por un segundo triunfo consecutivo del gobernante Partido Nacional, que tiene como candidato al presidente del Parlamento, Juan Hernández.

Torres considera que el surgimiento de nuevos partidos "no significa que el país se ha democratizado" y que "lo más paradójico es que el autoritarismo al final de este gobierno terminó pasando al presidente del Parlamento, convertido en la figura de mayor poder en Honduras".

"Eso, sin duda, va a dejar un país socialmente conflictivo, macroeconómicamente deficitario y políticamente convulso", acotó el analista.

Lobo ha resaltado entre sus logros algunos proyectos sociales, el leve crecimiento económico de 3,3 por ciento en 2012 y el regreso del país a la comunidad internacional, a la que le agradeció el viernes por el apoyo que le ha brindado en su difícil mandato.

(EFE Verde)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel