AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

sábado, 26/07/14 - 12: 32 h

políticas internas

Vivir en Manhattan o con Berlusconi, un privilegio de la paupérrima Albania

lainformacion.com

jueves, 17/01/13 - 10:30

[ ]

Vivir en calles hundidas en el lodo pero con vistosos nombres como "Silvio Berluskoni", "Nikolas Sarkozy" o "Moxart", y trabajar en "Manhatan", "Coca Cola", "Paris", "Meksika" o "Dubai" es un "privilegio" que lo gozan sólo los habitantes de la paupérrima ciudad albanesa de Kamëz.

Mimoza Dhima

Kamza, (Albania), 17 ene.- Vivir en calles hundidas en el lodo pero con vistosos nombres como "Silvio Berluskoni", "Nikolas Sarkozy" o "Moxart", y trabajar en "Manhatan", "Coca Cola", "Paris", "Meksika" o "Dubai" es un "privilegio" que lo gozan sólo los habitantes de la paupérrima ciudad albanesa de Kamëz.

Situada a tan solo 7 kilómetros de Tirana, Kamza sorprende con el mayor número de calles con nombres grandilocuentes del mundo, una idea que surgió de su alcalde, Xhelal Mziu, y de los demás miembros del Consejo municipal para convertirla en una urbe moderna.

Durante la época comunista, en esta zona se extendía la mayor explotación estatal agrícola -llamada "Ylli i Kuq" (Estrella Roja)- y la población no superaba los 6.000 habitantes.

Tras la llegada de la democracia, en 1991, centenares de miles de albaneses abandonaron sus casas en el pobre y montañoso norte del país y ocuparon estos fértiles campos verdes cercanos a la capital, donde construyeron sin permiso barracas para vivir.

Debido a esta colonización incontrolada y caótica Kamza cuenta ahora con unos 100.000 habitantes, lo que la ha convertido en la sexta ciudad más grande de Albania.

Muchas calles no están todavía pavimentadas, pero sí están ya bautizadas: en total son ya 506 las que han obtenido nombres, la mitad de ellas extranjeros, una iniciativa que se ha realizado gracias a un proyecto del Banco Mundial de 200.000 euros, explicó a Efe, Mziu.

El alcalde indicó que ya ha terminado la primera fase de la denominación de las calles y la colocación de los carteles respectivos.

Actualmente, este bastión del gobernante Partido Democrático (PD) del primer ministro Sali Berisha se ha sometido, igual que otras zonas donde ha habido construcciones ilegales, al proceso de legalización de las viviendas y negocios.

La parada final del autobús está en el "Bulevardi Blu", (Bulevar azul), el eje principal que atraviesa la ciudad y que ha tomado este nombre por el color de la bandera del PD.

En "Manhatan" los campesinos venden puerros, cebollas, naranjas, miel y gallinas vivas criadas en su patio, mientras que en "New York" está el mercado de ropa usada.

En la calle "Londer" hay que mantener bien el equilibrio para no caer en alguno de los numerosos charcos de agua y lodo, que en verano se transforman en una nube de polvo irrespirable.

Los que viven en "Bruksel", "Washington", "Berlin" y "Milano" son más afortunados que los vecinos de "Silvio Berluskoni", un callejón de barro que se parece más a los senderos de una aldea.

Tampoco faltan carteles con nombres de exlíderes mundiales como Nikolas Sarkozy, George Bush, y Tony Blair, o del Banco Mundial, la OSCE, (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa), y de la compañía de telefonía móvil, Eagle Mobile.

"Ya que hemos puesto los nombres nos falta solo construir las calles. Los nombres son de grandes ciudades del mundo, pero el estado de las calles es como en África", dijo a Efe con sarcasmo Rem Sala, un vecino de esta peculiar ciudad.

"No estoy de acuerdo con estos nombres extranjeros que han puesto. Deberían ser albaneses, pero nadie nos ha preguntado", afirmó Altin Sina, un estudiante.

"Yo vivo en París de Kamza. Al París verdadero quizá iré desde el paraíso, ya que en ese mundo me falta dinero", explicó por su parte Afrim, un temporero que gana 150 euros al mes trabajando en la construcción.

La población de Kamza, con una edad media de 27 años, sufre de paro, marginación social, ineficientes servicios sociales, y los ingresos familiares se basan fundamentalmente en unas remesas de los albaneses emigrantes que cada vez son más escasas, a causa de la crisis que se vive en los países receptores como Grecia.

(Agencia EFE)

Destacamos

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel