AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 23/07/14 - 00: 37 h

credo (fe)

"No podemos contratarla porque lleva velo"

María Torrens Tillack

martes, 24/04/12 - 12:01

[ ]

¿Alguna vez no te contrataron por llevar tu medalla de la primera comunión a la entrevista de trabajo? A Rachida le negaron un empleo por llevar el 'hiyab'. Para Amnistía Internacional es lo mismo: es pura discriminación, a no ser que se justifique por cuestiones de salud o seguridad pública. ¿Y tú qué opinas?

Modelos de velos en una tienda de Amán

"Hace poco [...] un hombre empezó a gritarme diciendo que me quitara la sábana que llevaba en la cabeza. Yo me he criado en Suiza y considero que éste es mi país. No comprendo por qué otros ciudadanos creen que tienen derecho a tratarme así".

Es un testimonio de la residente suiza -y musulmana- P. recogido por el nuevo informe de Amnistía Internacional que denuncia la creciente discriminación de personas musulmanas en Europa, especialmente en Bélgica, Países Bajos, Francia y Suiza. Pero también España.

R. (a quien llamaremos Rachida) es otra mujer musulmana. Ni siquiera buscaba trabajo. Estaba intentando encontrar una agencia de viajes en su ciudad Amberes (Bélgica) donde realizar prácticas de Turismo, para lo cual había estudiado.

Cuenta en un testimonio recogido por Amnistía Internacional que cuando llamaba por teléfono, habitualmente recibía respuestas positivas. Pero la situación cambiaba cuando se encontraba cara a cara con sus entrevistadores.

No podemos contratarla para puestos de oficina cara al público porque no queremos perder clientes”, asegura que llegaron a decirle por llevar velo. Otra excusa a la que recurrían sus potenciales empleadores era que a los demás trabajadores no les agradaba que las mujeres llevaran el pañuelo.

Rachida se puso en contacto con más de 40 agencias de viajes. Con frecuencia le dijeron abiertamente que no aceptaban el pañuelo en la cabeza, denuncia Amnistía Internacional. Por toda solución, el Servicio Público de Empleo de Flandes aconsejó a Rachida que solicitara puestos administrativos que no requiriesen contacto directo con clientes.

El informe de Amnistía asegura que en Bélgica, Francia y Países Bajos esta práctica es habitual. “Se niega un puesto de trabajo a mujeres que llevan indumentaria y símbolos culturales y religiosos con el argumento de que su apariencia no agradaría a los ‘clientes’, no promovería ‘una imagen corporativa concreta’ o no respetaría ‘el principio de neutralidad’”, enumera el informe.

"Sin velo, sí"

Amel no llevó siempre el velo; decidió ponérselo hace dos años. Vive en Francia, y Amnistía Internacional asegura que desde entonces tiene problemas para encontrar trabajo.

Como trabajadora social, buscaba empleo en organizaciones sin ánimo de lucro. Una de ellas se dedicaba a ayudar a mujeres víctimas de la violencia de género y “le dijeron a las claras que su perfil profesional se ajustaba a los requisitos, pero que tenía que quitarse el pañuelo”. (Para saber más: No es lo mismo burka que hiyab).

Al pedir más explicaciones le dijeron que “debían garantizar la neutralidad”. “¿Cómo ibas a convencer si no a una mujer musulmana que ha sido víctima de violencia en el ámbito familiar de que se quite el pañuelo para conseguir empleo y ser económicamente independiente?”, le plantearon.

Amnistía Internacional echa la culpa de estas situaciones a una mala gestión de la directiva europea contra la discriminación. Destaca que en la última década, “algunos partidos políticos en Europa han dado voz a opiniones negativas sobre las personas musulmanas y sus prácticas religiosas y culturales”.

La clave: libertad de expresión que no cercene otras libertades

Aunque la organización admite que esto forma parte del derecho a la libertad de expresión, a su vez está negando la libertad de expresión y de credo de otras personas por culpa de unos estereotipos. Algo que también hacen los Gobiernos de Bélgica, Francia, Países Bajos, Suiza o España (en algunos casos de Cataluña) generalizando normativas que Amnistía recomienda ver caso por caso.

“La prohibición de llevar en público determinadas prendas y símbolos culturales y religiosos podría suponer una violación del derecho a la libertad de expresión y del derecho a manifestar la propia religión o creencias, si no persigue un objetivo legítimo ni es proporcionada y necesaria para alcanzar ese objetivo”, concluye el informe de la organización pro derechos humanos.

Sí reconoce como argumentos a favor de la prohibición del velo un motivo de salud o seguridad públicos, o -puntualmente- de discriminación por sexo (especialmente en el caso de los velos integrales o niqab).

Sobre los casos en que se ha prohibido en España a una niña ir con el velo al colegio (en Francia lo marca así la ley desde hace años), el informe de Amnistía mantiene lo siguiente: “Es posible justificar restricciones concretas en algunos casos. Depende de la edad y la madurez de los menores de edad afectados, el contexto social y educativo, la necesidad de protegerlos de presiones y coacciones dentro y fuera del ámbito escolar y las alternativas a su disposición para continuar sus estudios”.

Amnistía Internacional pide a instituciones y gobiernos europeos que aborden “con urgencia el problema de la discriminación contra las personas musulmanas elaborando y aplicando legislación, políticas y otras medidas”.

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

Destacamos

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel