Dos monjas latinoamericanas y los 'mártires de Otranto', los primeros santos del Papa Francisco

  • El Santo Padre inauguró su santoral con la inclusión de las monja colombiana Laura Montoya y Upegui y la mexicana Guadalupe García Zavala.

  • Además, los 800 mártires italianos asesinados en 1480 a manos de los otomanos también fueron santificados.

  •  

El papa Francisco ya ha proclamado a los primeros santos de su pontificado: la monja colombiana Laura Montoya y Upegui (1874-1949), la mexicana Guadalupe García Zavala, conocida como madre Lupita (1878-1963) y 800 mártires italianos asesinados en 1480 a manos de los otomanos, conocidos popularmente como los 'mártires de Otranto'.

La canonización fue pedida a Francisco por el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos.

"En honor de la Santísima Trinidad, para exaltación de la fe católica e incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra", comenzó leyendo en latín el Papa.

Francisco prosiguió: "después de haber reflexionado largamente, invocando muchas veces la ayuda divina y oído el parecer de numerosos hermanos en el episcopado, declaramos y definimos santos a los beatos Antonio Primaldo y compañeros, a Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upegui y a María Guadalupe García Zavala".

"Los incluimos en el libro de los santos y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los santos", agregó el Santo Padre.

Una vez proclamados santos fueron portadas reliquias al altar donde se celebra la misa, para la veneración.

La ceremonia se celebró en una mañana soleada, aunque con algunas nubes, en la plaza de San Pedro del Vaticano y a la que asistieron delegaciones oficiales de Colombia, México e Italia.