El obispo de Lugo asiste "conmovido" al "gesto" y acoge con "obediencia filial" la decisión

LUGO, 11 (EUROPA PRESS)

El obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, ha manifestado que la Iglesia lucense asiste "conmovida" al "gesto" del Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, que este lunes ha anunciado su renuncia, que se hará efectiva dentro de un mes. "Con plena conciencia y libertad, pone su vida y su destino en manos del señor Jesucristo, gastándola al servicio de la Iglesia", señala.

Así, y tras afirmar su "permanente unidad con el sucesor de Pedro en el ejercicio de su ministerio", señala que acoge esta decisión "con obediencia filial". "Y deseamos expresar nuestro profundo agradecimiento a su persona, a Benedicto XVI, por las muchas riquezas que hemos recibido por su mano de nuestro Señor", apunta.

En un comunicado, expresa que, como Papa, ha cumplido "su misión de mantenernos unidos en la fe y en la comunión en estos años no siempre fáciles, y ha sido para nosotros, con sus obras y sus palabras, presencia del Buen Pastor". "Él forma ya parte para siempre de nuestra historia", agrega.

El texto concluye haciendo votos por la oración en estos momentos, y confía al Señor "la elección de su sucesor en la sede de Pedro", es decir, en la Capilla Sixtina, en el Vaticano.