ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

Médicos de España, Irlanda, Grecia y Portugal piden a la UE salvar la sanidad

  • Madrid, 24 ene (EFE).- Médicos de España, Irlanda, Grecia y Portugal han enviado una carta abierta común a los responsables políticos y autoridades sanitarias europeas en la que hacen un llamamiento de toma de conciencia ante los efectos sobre la salud que están teniendo las decisiones financieras y económicas adoptadas en los últimos años.

Los médicos denuncian que los recortes atentan contra la seguridad de los pacientes

Los médicos denuncian que los recortes atentan contra la seguridad de los pacientes

Madrid, 24 ene (EFE).- Médicos de España, Irlanda, Grecia y Portugal han enviado una carta abierta común a los responsables políticos y autoridades sanitarias europeas en la que hacen un llamamiento de toma de conciencia ante los efectos sobre la salud que están teniendo las decisiones financieras y económicas adoptadas en los últimos años.

La misiva ha sido firmada en cada uno de estos países por siete responsables sanitarios, entre ellos, los presidentes de las organizaciones médicas, ha informado hoy la Organización Médica Colegial (OMC) en una nota de prensa.

Figuran entre los destinatarios José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea; Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, y Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo.

También autoridades sanitarias como Tonio Borg, comisario de Sanidad y Consumo de la UE, y los parlamentarios miembros de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria; de la Comisión de Mercado Interior y Protección al consumidor y la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

En la carta, los profesionales exponen que "los principios políticos europeos aprobados oficialmente exigen que todas las políticas públicas tengan en cuenta su impacto en la salud y que se estudien y se consideren seriamente opciones alternativas que minimicen los efectos negativos", y aseguran que "esto no está ocurriendo en Grecia, Irlanda, Portugal y España".

Explican que, desde 2008, muchos países europeos han experimentado una crisis financiera, económica y social de creciente intensidad y consecuencias sociales y sanitarias de gran alcance.

Consideran que se está privando a los servicios públicos de los fondos necesarios para funcionar adecuadamente, a la vez que aumentan las necesidades sanitarias de la comunidad y, como consecuencia de ello, mantienen que hay un "deterioro de los sistemas de salud, la emigración de los más cualificados entre los jóvenes, el desempleo de larga duración y unas menores tasas de fertilidad" lo que probablemente, según los firmantes, tendrán consecuencias a largo plazo.

Estiman que una de las consecuencias más notables de no haber previsto el posible impacto sobre la salud de muchas de las decisiones económicas que se han tomado es "la falta de sistemas adecuados de control para estos efectos negativos de las crisis socioeconómicas y la ausencia de una respuesta eficaz y oportuna a estos efectos adversos, tanto a nivel local como nacional e internacional", lo que califican como "lamentable".

Por todo ello, los firmantes de la carta abierta hacen un llamamiento a las autoridades sanitarias internacionales y nacionales para que asuman "los principios con los que ellos mismos se han comprometido, defendiendo la protección y la promoción de la salud dentro de la gobernanza europea y nacional".

Exigen, además, que la toma de conciencia de los efectos sobre la salud de las decisiones financieras y económicas adoptadas en los últimos años "se materialice en una rápida revisión de las decisiones, con el fin de prevenir urgentemente un mayor deterioro de la salud y de los servicios sanitarios en nuestras comunidades".