Expertos destacan una mayor supervivencia y calidad de vida para los pacientes con cáncer de próstata

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

En los últimos años ha quedado demostrado que los pacientes con cáncer de próstata tiene una mayor supervivencia y mucha mejor calidad de vida, según han destacado el doctor Juan Javier Zudaire, del departamento de Urología de la Clínica de Navarra, y el doctor Daniel Castellano, del Servicio de Oncología del Hospital 12 de Octubre, quienes han participado en el espacio 'En Buenas Manos' de Onda Cero.

Dentro del espacio que dirige y presenta el doctor Bartolomé Beltrán, ha quedado patente que las cosas han cambiado para los pacientes afectos de cáncer de próstata. El doctor Zudaire ha destacado que "la próstata es un tema nuclear en Urología, y más desde los años 80 cuando fue posible hacer diagnóstico precoz del cáncer de próstata".

Según el doctor, gracias al descubrimiento del PSA (antígeno específico de la próstata) es posible en la actualidad hacer un diagnóstico precoz, por lo que el 60-70 por ciento de los diagnósticos de cáncer de próstata son en estadios poco avanzados y en los que es posible plantear un tratamiento de intención curativa. "Todo paciente con un PSA mayor de 4 se hace sistemáticamente una biopsia, o con un PSA menor de 4 pero que tenga un tacto rectal alterado, sospechoso", ha advertido.

Por su parte, Castellano, quien es también presidente del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (Sogug), ha señalado que "la enfermedad prostática sigue siendo un miedo patente en el hombre".

En cuanto al nuevo tratamiento con acetato de abiraterona (Zytiga) en cáncer de próstata, que se ha demostrado que prolonga la supervivencia, reduce el dolor, la fatiga y mejora la calidad de vida de los pacientes.

Al respecto el doctor Castellano explica que este tratamiento "ha cambiado el paradigma" en el cáncer de próstata avanzado resistente a castración. "El primer paradigma nace hace 60 años: supimos que el cáncer de próstata era hormono-dependiente y la castración manejaba esa enfermedad. Y el segundo es que la enfermedad sigue siendo controlada por esta actividad hormonal", añade.

"Este nuevo tratamiento viene a encontrar un mecanismo de acción diferente sobre esas hormonas, vuelve a controlar lo que llamamos el eje hormonal y demuestra que este segundo paradigma aporta beneficios al paciente", concluye.