AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Viernes, 04/09/15 - 16:35 h

Enfermedad mental

Factores que pueden disparar la alimentación emocional

Gabriela Gottau

Jueves, 13 de diciembre del 2012 - 18:35

Lee el artículo completo en: Vitonica

[ 0 ]
La alimentación emocional es la ingesta de alimentos a causa de diferentes emociones, sin hambre real, por lo tanto, puede conllevar un exceso de calorías y el aumento de peso progresivo. Hoy te contamos qué factores pueden disparar la alimentación emocional en tu organismo. Historia personal: si tienes un pasado de carencias alimenticias o de sobreexigencias para comer, es decir, de constante insistencia por parte de los adultos que te rodeaban, es probable que tus emociones que buscan el placer, la atención de otros y la calma que surge de tener aquello que se carece, te empujen a comer siempre que veas comida.Preocupación por la alimentación: con frecuencia los comedores emocionales se obsesionan con la comida, con su presencia y su inclusión en la vida diaria, por lo tanto, si estás pensando todo el tiempo en qué comer, qué comerás y demás, tienes más probabilidades de comer por emociones.Historia de adicciones: si antes eras un fuerte fumador o eras adicto a otras sustancias, hoy puedes haber reemplazado la fuente de placer que la adicción significaba por la comida y tener frecuentes episodios de alimentación emocionalAutocrítica: ser autocrítico y demasiado exigente con uno mismo, así como tener pensamientos negativos hacia nosotros puede activar la alimentación emocionalInfluencias sociales: el tener presiones externas, convivir con situaciones estresantes, o padecer de temor por las miradas ajenas puede llevar a una situación de angustia y/o ansiedad que nos empuja a comer. La alimentación emocional es un flagelo difícil de erradicar por completo, sin embargo, poco a poco podemos identificar las causas de nuestros deseos de comer y minimizar las ocasiones en que comemos sin hambre real. Así, poder discernir por qué comemos es de gran ayuda si buscas moderar el consumo de alimentos. Imagen | ChodHound

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter