AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 19/04/14 - 14: 54 h

enfermedad mental

La conducción prolongada puede producir fatiga osteomuscular, visual y mental

lainformacion.com

viernes, 07/12/12 - 13:41

[ ]
Se recomienda parar cada dos horas o menos, hacer estiramientos e hidratarse
La conducción prolongada puede producir fatiga osteomuscular, visual y mental

Se recomienda parar cada dos horas o menos, hacer estiramientos e hidratarse

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La conducción prolongada puede producir fatiga osteomuscular, visual y mental, tal y como asegura el miembro del Grupo de Actividad Física y Salud de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), el doctor José Miguel Bueno Ortiz, con motivo de los abundantes desplazamientos en coche que se están produciendo estos días durante el puente de la Constitución.

"La conducción es parecida a cuando trabajas con un ordenador, ya que tienes una fatiga visual que repercute en la espalda", explica el galeno a Europa Press. A su juicio, la afectación de este sentido no es la misma al conducir durante el día o la noche, y es que, en esta última etapa del día "se producen más problemas por la dificultad de la atención".

Uno de sus efectos es la sensación de visión borrosa que, "aunque puede deberse también a una bajada de tensión", se da fundamentalmente "por el cansancio". "El cristalino se acomoda y la pupila se contrae y dilata por las luces", manifiesta.

Por otro lado, señala que la fatiga mental también es un aspecto a considerar. "No es lo mismo conducir por la ciudad que en autovía", sostiene al tiempo que indica que "la ansiedad o los problemas se reflejan en la espalda al contraerse".

Así, esta parte del cuerpo sufre en estas circunstancias de fatiga osteomuscular, ya que "si la cara es el espejo del alma, la espalda es el termómetro", afirma Bueno Ortiz. Según su criterio, ésta se ve afectada "en las cervicales y en las lumbares" por las posturas mantenidas al volante.

Por ello, recomienda adaptar el respaldo del asiento y el reposacabezas, siendo este último el responsable a menudo de "los dolores de cuello". En cuanto a la posición que debe tener el asiento, el experto de Semfyc apuesta por un ángulo de entre 90 y 100 grados y porque las rodillas estén en una posición "un poco más alta que las caderas".

LA PERSONA CANSADA NO SE DA CUENTA DE QUE LO ESTÁ

Aunque advierte de que todos estos efectos depende de la salud de la espalda del conductor y de su forma física, subraya que la fatiga se acumula "cuantas más horas se pasan al volante y si se toma medicación o se ha cogido el coche estando ya cansado". Para él, el cansancio "es el principal problema" porque hace que la persona "no se de cuenta de que lo está".

Ante él, el experto recomienda parar cada dos horas o menos y realizar una serie de estiramientos e, "incluso, pruebas como seguir una línea recta con los pies". Además, considera "importante" estar bien hidratado y, "si es posible, conducir de día".

Por su parte, las personas que realicen un viaje, aunque no conduzcan, también deben hacer una serie de movimientos con los brazos y las piernas para evitar el cansancio que va acumulándose. Todo ello debe ser extensible al momento de llegada al destino, en el que los estiramientos "permiten mantener el rango articular y evitar contracturas", observa Bueno Ortiz.

Alguien que sabe lo que es conducir de manera prolongada y, además, diariamente es el taxista Antonio Vallejo, que asegura a Europa Press que "cuanto más horas se conduce, más salud se pierde". A su juicio, al igual que para el galeno, la parte del cuerpo que más se resiente al conducir muchas horas "son las lumbares".

Vallejo, que lleva al volante de su vehículo desde hace casi 20 años en la ciudad de Granada, y que conduce hasta once horas cada día, también afirma tener afectadas "las rodillas y la vista". "Por la noche es cuando veo peor", explica.

Por último, el taxista señala que es "a partir de las cinco o seis horas de conducción" cuando empieza a notar los primeros síntomas. Sin embargo, confirma que nunca ha tenido lesión alguna que le haya impedido ejercer su labor.

(EuropaPress)

Destacamos

Lo más visto en Salud

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel