AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 01/11/14 - 00: 52 h

enfermedad mental

Los tics nerviosos pueden ser síntoma de un trastorno de ansiedad social

lainformacion.com

lunes, 11/02/13 - 09:53

[ ]
Suelen aparecer en adultos que ya los padecieron de niños
Los tics nerviosos pueden ser síntoma de un trastorno de ansiedad social

Suelen aparecer en adultos que ya los padecieron de niños

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La aparición de tics nerviosos es, en ocasiones, una manifestación de una fobia social o un trastorno de ansiedad social, "caracterizado por un temor a los demás", señala el presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), Antonio Cano, quien asegura que, por lo general, los tics nerviosos aparecen en adultos que ya los padecieron en la infancia.

El tic nervioso es una característica, "por un lado, aprendida, y por otro, biológica", indica este experto a Europa Press, quien asegura que existen "personas con más propensión a desarrollar un tic y otras con menos".

"Una vez que lo desarrollan, su aparición se intensifica si hay estrés. Cuando una persona tiende a tener un tic y tiene que atender a muchas tareas de una gran exigencia se incrementa la probabilidad de que aparezca o reaparezca así como de que aumente la frecuencia de sus tics nerviosos", resume.

En otros casos, la aparición de tics puede deberse a otras "circunstancias subjetivas" o al síndrome de Tourette, un trastorno neuropsiquiátrico que aparece en la infancia y que está caracterizado por este tipo de manifestaciones.

"Se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos de manera muy intensa. Es el principal problema pero puede producir una disfunción importante en la persona que lo presenta", señala este experto.

Estas manifestaciones "mejoran cuando esta persona está tranquila o mediante técnicas de relajación o de reestructuración cognitiva", indica. "En general, las técnicas cognitivas tienden a mejorar el malestar subjetivo y a disminuir la activación fisiológica, lo que repercute en la disminución de la frecuencia e intensidad de los tics", asegura.

Con todo, reconoce que la incidencia de tics nerviosos en la población es baja y alude a un estudio catalán realizado en población universitaria que revelaba que solo el 6,4 por ciento de los alumnos declararon tener algún tic nervioso.

QUITAR IMPORTANCIA

El presidente de SEAS lamenta que "haya una tendencia generalizada" a que los tics nerviosos "empeoren" porque, muchas veces, se tiende a dar "más importancia" a estas molestias de lo que de verdad las tienen. "Al prestarlas más atención, las activamos más y, eso que nos molestaba, aumenta su frecuencia e intensidad", sostiene.

Con todo, Cano apuesta por acudir donde el profesional "siempre que uno sienta que lo que le sucede es desagradable y quiera disminuir ese malestar y la frecuencia de sus tics".

Sobre si un adulto que nunca haya padecido un tic nervioso durante su infancia puede sufrir alguno, este experto considera que es un caso raro. "Lo normal es que si aparece un pequeño tic en la edad adulta es durante un periodo de mucho estrés", dice.

Y, en este sentido, pone como ejemplo "un pequeño temblor" en el párpado del ojo, que tiene "poca intensidad", que no suele ser "muy molesto, y que desaparece "en periodos de menos estrés".

En general, reconoce que los tics nerviosos "son variados", aunque suelen manifestarse principalmente en la cara, pues en ella hay "una gran cantidad de músculos y terminaciones nerviosas".

Para este experto, estas manifestaciones pueden generar cierto estigma social. "Algunas personas pueden ponerse nerviosas ante la presencia de estas contracciones musculares no voluntarias", asegura.

Además, cuando una persona está nerviosa, tiende haber un "cierto grado de malestar" a su alrededor. "Algunas personas podrían ser poco comprensivas y quedarse con que es algo desagradable", apostilla.

EL BRUXISMO PODRÍA CONSIDERARSE UN TIC

En relación a si el bruxismo podía catalogarse como un tic nervioso, este experto afirma que, en cierta manera, sí. "Son contracciones musculares involuntarias pero que tienen otras características especificas que lo diferencian de los tics", argumenta.

De este modo, el bruxismo consiste en rozar los dientes superiores e inferiores durante el sueño. Mientras "que los tics se producen habitualmente durante el día", añade.

Además, explica que ambas problemáticas tienen unas "consecuencias diferentes" y, así, precisa que los tics derivan en problemas sociales, y el bruxismo, en físicos, como desgaste de los dientes.

No obstante, en sus palabras, hay personas que tienden a apretar los dientes durante el día y no padecen bruxismo por la noche. "No tiene porque darse ambas circunstancias", apostilla este experto, para después afirmar que estas personas, a consecuencia de esta práctica, sufren dolor de cabeza y en la mandíbula por la tensión que padecen.

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Salud

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel