AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 29/08/14 - 18: 02 h

enfermedades cardíacas

El Hospital Virgen de la Arrixaca implementa las últimas novedades en cardiología

lainformacion.com

domingo, 27/01/13 - 11:01

[ ]
El cardiologo murciano Domingo Pascual es elegido ponente en la reunión anual que celebra la Sociedad Española de Cardiología
El Hospital Virgen de la Arrixaca implementa las últimas novedades en cardiología

El cardiologo murciano Domingo Pascual es elegido ponente en la reunión anual que celebra la Sociedad Española de Cardiología

MURCIA, 26 (EUROPA PRESS)

El Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (HUVA) cuenta con los tratamientos y tecnologías más novedosas en el ámbito de la cardiología, que van desde el desarrollo de nuevos fármacos que salvan vidas hasta el uso de dispositivos revolucionarios.

Así lo ha hecho saber en declaraciones a Europa Press el cardiólogo del HUVA y profesor de la Universidad de Murcia (UMU), Domingo Pascual, quien ha compartido todos estos avances en la reunión anual que celebra la Sociedad Española de Cardiología en Madrid para hacer balance de las principales novedades ocurridas durante 2012.

Precisamente, en este encuentro se han presentado dos nuevos tratamientos farmacológicos desarrollados en 2012 en los que el doctor Pascual ha colaborado activamente. El primero de estos fármacos "aporta un concepto muy interesante e importante para la cardiología", porque ha desvelado que los pacientes con un corazón débil evolucionan mejor "cuanto más bajas sean sus frecuencias cardiacas".

Hasta ahora, los cardiólogos sabían que si el paciente contaba con una frecuencia cardiaca alta tenía más riesgo de evolucionar negativamente, pero nunca pensaron que "el simple hecho de bajar su frecuencia le fuese a dar un beneficio", añade Pascual.

El hecho de bajar la frecuencia cardiaca del paciente "permite mejorar la calidad de vida del paciente, que se descompensa menos, ingresa menos en Urgencias e, incluso, fallece menos". Así, se trata de un concepto "revolucionario" pese a "lo simple que es".

Los investigadores han descubierto un nuevo fármaco que lo único que hace es bajar las pulsaciones y no tiene otros efectos secundarios. Su efecto es tan beneficioso como el que proporciona realizar ejercicio, que también baja la frecuencia cardiaca.

Asimismo, en Madrid también se han presentado nuevos hallazgos acerca de otro fármaco que inhibe una hormona, la aldosterona, protegiendo al enfermo con insuficiencia cardiaca o con un infarto "enormemente", porque su corazón "padece menos arritmias y se debilita menos, de forma que el paciente precisa menos ingresos hospitalarios y vive más".

De hecho, el estudio que evaluaba este fármaco tuvo que detenerse prematuramente al observar el gran beneficio en los pacientes que lo tomaban, respecto a los pacientes que no lo tomaban. El doctor Pascual ha colaborado en el desarrollo de estos dos fármacos, con la participación de investigadores de muchos países.

En concreto, este cardiólogo murciano ha participado en la fase de aplicación clínica de los nuevos tratamientos.

NOVEDADES EN PREVENCIÓN

En el área de prevención, Pascual ha explicado que la principal novedad la aporta un estudio que abre las puertas a tratar a enfermos que hasta ahora eran muy difíciles de atender como, por ejemplo, aquellos con hipertensión de muy difícil control y que necesitaba mucha medicación. En estos casos, mediante una aplicación con catéter en las arterias del riñón 'denervación renal', algo que ya está en práctica.

Asimismo, ha aparecido un nuevo tratamiento para atender a pacientes que tienen colesterol malo (o LDL) muy alto y que tampoco se podían atender con los tratamientos habituales. En estos casos, el nuevo tratamiento consiste en aplicar un anticuerpo que favorece que se elimine el colesterol con inyecciones semanales. Los resultados "son espectaculares", pero el tratamiento todavía está pendiente de ser aprobado, afirma.

A lo largo de la reunión, los asistentes han insistido igualmente en la necesidad de seguir las medidas de prevención básicas, como el ejercicio físico, la dieta y la implicación del paciente en su propio cuidado, así como la importancia de la diabetes que llegará a ser "una epidemia" causante de muchos problemas cardiovasculares.

A este respecto, Pascual lamenta que las estructuras sanitarias y hospitalarias "no están preparadas y deben adaptarse para aplicar este tipo de medidas, que son incluso más sencillas".

ARRITMIAS

En el tratamiento de arritmias, Pascual confirma que se ha producido también un avance en los dispositivos empleados para evitar la muerte súbita. En concreto, confirma que en los casos de alto riesgo o que ya han sufrido episodios de este tipo, se les implanta un dispositivo llamado desfibrilador.

Hasta ahora, el doctor Pascual explica que estos dispositivos llevaban cables hasta el corazón para monitorizar la actividad cardiaca del paciente y les salvaba la vida en caso de arritmia mortal.

El avance fundamental en este caso --que comenzará a implantarse el año que viene-- es que los médicos comienzan a disponer de dispositivos más evolucionados que carecen de cables, y reciben el nombre de desfibriladores subcutáneos. Entre otras ventajas, su implante es más sencillo y evitan que los cables se infecten o se rompan, como puede ocurrir.

Otro avance que ya es una realidad y que ya se ha implantado sirve para combatir los casos de la arritmia conocida como fibrilación auricular, y que es la principal arritmia en número de casos. De hecho, este tipo de patología es padecida por 1 de cada 10 personas mayores de 70 años, y es el principal motivo por el que la población toma sintrom, afirma Pascual.

El cardiólogo recuerda que este tipo de arritmia no tenía curación hasta hace apenas dos años, pero añade que ahora están avanzando mucho las técnicas de tratamiento, que ya están consolidadas. En concreto, este tratamiento consiste en introducir unos electrodos hasta la zona del corazón donde se produce la arritmia para eliminarla.

Estos electrodos están conectados a softwares muy potentes que permiten navegar dentro del corazón e interpretar las señales para reconstruir de forma informática un mapa de la electricidad del corazón.

Gracias a unos navegadores, los cardiólogos pueden desplazarse al lugar en el que ha localizado el problema de la arritmia y aplica impulsos de radiofrecuencia o bajas temperaturas. Esto produce "un daño microscópico que elimina la arritmia en esa zona", precisa el doctor.

Este tratamiento "cura esta arritmia en un porcentaje de población muy importante", afirma Pascual, quien precisa que este tratamiento está teniendo una tasa de curación altísima entre la población muy joven que padece una arritmia paroxística, es decir, intermitente. No obstante, avanza que es muy posible que, en el futuro, este tratamiento sirva también para curar arritmias permanentes.

También se ha hablado de los nuevos anticoagulantes que se están empleando para tratar la fibrilación auricular y evitar la trombosis en los pacientes. En concreto, los participantes en el encuentro han debatido sobre la idoneidad de estos nuevos fármacos, porque "son hasta diez veces más caros que el sintrom e igual de eficaces ante la trombosis, pero reducen el riesgo de hemorragia".

Otra de las ventajas es que estos nuevos anticoagulantes es que se ingieren una vez al día y no necesitan ningún control, frente al sintrom que precisa llevar un control analítico del paciente cada poco tiempo. En la situación económica actual, Pascual ha explicado que estos nuevos anticoagulantes se recomiendan "sólo en aquellos pacientes que tienen más riesgo de hemorragia con el sintrom".

AYUDAS MECÁNICAS A LA CIRCULACIÓN

La disciplina de la cardiología también ha implementado nuevos dispositivos de asistencia a la circulación y que "son cada vez mejores", más pequeños y transportables, de tal manera que se pueden implantar, incluso, sin cirugía y con el uso de catéteres.

Estos nuevos sistemas, son ya del tamaño de una "pila" y podrán implantarse de forma muy similar a como se hace con los marcapasos, esto hará que pacientes que presentan un corazón muy debilitado tengan una ayuda para mantener suficiente sangre circulando y de esta forma poder seguir viviendo.

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Salud

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel