AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 21/08/14 - 13: 12 h

especializaciones médicas

Dos autistas rompen su "coraza de cristal" gracias a una terapia española revolucionaria

lainformacion.com

domingo, 04/11/12 - 10:15

[ ]

AVISO: algunos lectores se han dirigido a lainformacion.com para poner en duda los métodos de la especialista. La agencia Efe no ha respondido por ahora a nuestras dudas

 

Dos mellizos autistas rompen su "coraza de cristal" en tan solo dos semanas

Actualización 19-11-12: Antes de seguir leyendo, consulta estas dos informaciones:

- El método 'revolucionario' para tratar el autismo no tiene fundamento científico

- ¿Es Marta Eugenia la mujer más inteligente de España?

MADRID. Dos mellizos de siete años con autismo han logrado en apenas dos semanas, gracias a una terapia, romper la "coraza de cristal" que les mantenía aislados del resto del mundo y comunicarse con sus familiares.

Los padres de Enrique y Cristina Vaz Salazar, ambos médicos de la localidad sevillana de Dos Hermanas, supieron cuando apenas tenían 3 años que sus hijos sufrían un trastorno general de desarrollo del espectro autista, que impide la comunicación aunque permite actos estereotipados.

No hablaban, no miraban a los ojos ni parecían prestar atención a nada, no razonaban, no aceptaban imprevistos -"eso es algo que les ponía muy nerviosos"- y no comprendían órdenes, han relatado a Efe.

Desde aquel momento comenzaron con las terapias conductuales tradicionales, a ritmo de 5 horas diarias. "Aprendían a hacer cosas de manera repetitiva, aunque se estresaban: Enrique se arrancaba el pelo y los dos niños se comían la ropa", ha explicado la madre, Concepción Salazar, estomatóloga.

Además, sus comportamientos seguían siendo "caóticos", parecían "no comprender nada" y el resto del mundo "les era extraño e incluso se dormían cuando celebrábamos sus cumpleaños".

Tras años infructuosos, Enrique, anestesiólogo, conoció el método "Babysapien", creado por la leonesa Marta Eugenia Rodríguez de la Torre, investigadora con un coeficiente intelectual que supera los 210, el doble de lo normal, y con una amplia experiencia en técnicas para el desarrollo de la inteligencia.

"Entendimos con claridad su rigor científico y además no requería apenas de la colaboración de los niños; la terapia actuaba estimulando y potenciando lo que les falla, sus cabecitas, o sea, su sistema nervioso central", ha expuesto Enrique.

Rodríguez de la Torre (que tiene un blog donde cuenta sus experiencias), ha explicado a Efe que "Babysapien" es un método neurocientífico porque logra "generar nuevas conexiones sinápticas y fortalecer las que ya existen", optimizando la capacidad de atender, procesar y comunicar, mediante la estimulación multisensorial de la vista, el oído, el tacto y el olfato como "puertas de acceso" al cerebro.

En cada sesión, que dura unos 20 minutos y cuesta 24 euros, los afectados reciben en base a estudios científicos corroborados el olor de un determinado aroma, una audición musical y un sonido cotidiano, visualizan láminas -imágenes, dibujos, letras y números, acompañadas de explicaciones- y palpan distintas texturas.

"Al interactuar con todos los sentidos se erosiona la campana de cristal en la que parecen estar encerrados estos niños y de pronto empiezan a mirarte; una vez captada su atención, ahí ya puedes introducirlos en el aprendizaje", ha puntualizado la científica.

Y es que las personas con autismo no tienen capacidad de comprender aún siendo "muy inteligentes" y, hasta ahora, solo a través de pictogramas, se logra que repitan acciones como si estuvieran "amaestradas".

Rodríguez de la Torre ha asegurado que con esta terapia son los niños los que se atreven a comunicarse y a adoptar decisiones libres, combatiendo el problema desde dentro.

Como el precio "no era un obstáculo", la familia Vaz Salazar se vino a Madrid para acudir a Babysapien y los primeros resultados no tardaron en aparecer: los mellizos sostenían la mirada cuando se les hablaba de manera "más prolongada, intensa y profunda".

En apenas dos semanas de sesiones intensivas, han indicado, "observamos que empezaban a obedecer órdenes sencillas y directas como 'trae esto, cierra la puerta o ven aquí'".

"Notamos que aparecieron habilidades nuevas: Cristina espontáneamente empezó a tirarnos una pelota que anteriormente sólo hacía girar sobre sí misma", ha dicho el padre.

Fue "gracioso" porque estaban poniendo la mesa para comer cuando Concha sintió "algo entre los pies". "Aparté la pelota y ésta volvió a mí. ¡Era la niña con toda su guasa, como diciendo, 'mamá, juega conmigo'!. ¡Es que no me lo podía creer!", ha recordado la madre con emoción.

Tras las sesiones, impartidas por la psicóloga María Hernández, el pequeño aprendió a "hacer juegos de palmas, a andar de puntillas y de talones" y duerme nueve horas seguidas, cuando antes se despertaba a las 4 de la mañana.

Concha suele pedir a los mellizos, sin éxito, que saluden a la familia cuando acuden a visitarlos y, por primera en su vida tras el tratamiento, Enrique "se les acercó tranquilo y les dio un beso".

Además, los mellizos volvieron a clase "disciplinados y con disposición de aprender", hasta el punto de que la profesora manifestó "abiertamente su entusiasmo".

Concha ha insistido en que, tras Babysapien, "la coraza de cristal" de sus hijos se ha vuelto "más fina y transparente", abriéndoles para el futuro "una puerta a la esperanza".

(EFE)

Destacamos

Lo más visto en Salud

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel