El consumo de alcohol favorece el sueño profundo pero lo hace más interrumpido

El consumo de alcohol favorece el sueño profundo pero lo hace más interrumpido

El consumo de alcohol favorece el sueño profundo pero lo hace más interrumpido

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Científicos del London Sleep Centre, en Reino Unido, han revisado diversos estudios sobre los efectos del consumo de alcohol y el sueño y han comprobado que, aunque potencia las ganas de dormir y favorece un sueño profundo, también interrumpe los ciclos normales y acaba afectando al descanso.

La revisión, que ha sido publicada en la revista 'Acoholism: Clinical & Experimental Research', muestra también que si el alcohol se ingiere de forma continuada puede incluso acabar provocando insomnio.

"Beber antes de acostarse puede causar problemas significativos", ha aseverado a la BBC el doctor Irshaad Ebrahim, uno de los autores del estudio, que recomienda dejar pasar entre hora y media y dos horas desde el último trago antes de irse a la cama.

Además, ha alertado de que hay personas que pueden acabar convirtiéndose en dependientes del alcohol para dormir sin tener en cuenta que esto perjudica su sueño y puede favorecer la apnea del sueño y los ronquidos.

De los más de cien estudios que revisó el equipo de Ebrahim, se centraron en 20 en los que se mostraba como el alcohol podía cambiar el sueño de tres formas.

En primer lugar, acelera el inicio del sueño, lo que quiere decir que nos quedamos dormidos más rápido, y además también genera un sueño más profundo. Estos dos cambios, que son idénticos a aquellos provocados por los antidepresivos, pueden explicar por qué algunas personas con insomnio toman alcohol.

Pero el tercer cambio, el de un descanso fragmentado la segunda mitad de la noche, es menos agradable, según los expertos, que han constatado que el alcohol reduce el tiempo en que se producen los sueños, lo que hace que sea menos reparador.