AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 17/09/14 - 07: 30 h

suplementos alimenticios

Los niños de 4 y 6 años que no comen bien tienen un nivel de atención más bajo que los que comen de forma saludable

lainformacion.com

miércoles, 20/03/13 - 14:43

[ ]
Los niños de 4 y 6 años que no comen bien, también llamados 'mal comedores', tienen un nivel de atención más bajo que los que comen de forma saludable, según ha mostrado un estudio realizado con la colaboración de Abbott y publicado en 'The Open Nutrition Journal', tras analizar a 1.101 niños de tres a seis años de siete colegios de Madrid.
Los niños de 4 y 6 años que no comen bien tienen un nivel de atención más bajo que los que comen de forma saludable

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los niños de 4 y 6 años que no comen bien, también llamados 'mal comedores', tienen un nivel de atención más bajo que los que comen de forma saludable, según ha mostrado un estudio realizado con la colaboración de Abbott y publicado en 'The Open Nutrition Journal', tras analizar a 1.101 niños de tres a seis años de siete colegios de Madrid.

La investigación ha mostrado, además, que más de la mitad de los niños de cinco y seis años que no comen bien alcanzaron los niveles de atención más bajos. Un hecho que, según los expertos, necesita intervención psicológica.

"La evidencia científica vincula la malnutrición a un déficit del desarrollo cognitivo. Incluso en niños de países desarrollados existe una relación entre los malos hábitos alimentarios y un rendimiento escolar pobre", ha comentado el coordinador del estudio y jefe de la unidad de Gastroenterología y Nutrición Infantil del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, Luis Ros.

Por tanto, el objetivo de este estudio ha sido determinar si existían diferencias entre los niños 'mal comedores' y los que comían de manera saludable en cuanto a su atención, los niveles de irritabilidad de las familias y la ingesta nutricional de los niños.

Para ello, los niños fueron clasificados en dos grupos: los considerados 'mal comedores' y los que comían de manera saludable. Los primeros fueron definidos como aquellos que ingerían menos de un 65 por ciento de las cantidades diarias recomendadas de entre 4 y 6 grupos de alimentos. Los grupos eran carnes (que incluye huevos y pescado), verduras, frutas, lácteos, carbohidratos y legumbres.

En este sentido, una de las principales conclusiones ha sido que no existen diferencias significativas en cuanto al nivel de atención de los dos grupos de niños, los 'mal comedores' y los que comen de manera saludable, salvo en los grupos de más edad, lo que representa el 70 por ciento de la muestra (788 niños).

De hecho, entre los 4 y los 6 años de edad se aprecia una tendencia a que un mayor número de niños que no comen bien haya puntuado más bajo en los niveles de atención establecidos. Esta tendencia se ha visto aumentada en más de un 50 por ciento en el grupo de niños 'mal comedores' de entre 5 y 6 años.

Los niños que han puntuado más bajo en estos niveles de atención habían ingerido cantidades significativamente más bajas de alimentos del grupo de los lácteos y del grupo del pescado, la carne y los huevos que los niños que han puntuado más alto en los niveles de atención.

"La puntuación más baja en los niveles de atención en el grupo de más edad podría deberse al efecto acumulativo de los malos hábitos alimenticios y a los déficits nutricionales derivados de ellos, lo que deberá investigarse en profundidad", ha recalcado Ros.

DIFERENCIAS EN LOS HÁBITOS ALIMENTICIOS

El estudio ofrece además información sobre las diferencias entre los hábitos alimenticios de los niños 'mal comedores' y los de los niños que comen de manera saludable.

Los primeros son, según los expertos, quisquillosos con la comida, no disfrutan probando nuevos alimentos, y es probable que los rechacen y que decidan que no les gustan sin haberlos probado siquiera; prefieren beber a comer; y se sienten llenos rápidamente.

En este sentido, los especialistas han avisado de que los malos hábitos alimenticios pueden traer consecuencias tanto a corto como a largo plazo. En concreto, a corto plazo pueden producirse deficiencias nutricionales, como niveles bajos de energía y proteínas o micronutrientes; ingesta de frutas, verduras y carnes inferiores a las recomendadas; o menos vitaminas y minerales de los recomendados.

Además puede producirse un menor crecimiento, dado que algunas investigaciones demuestran que los niños 'mal comedores' tienen una estatura más baja y un menor peso corporal.

Asimismo, una "posible" consecuencia a largo plazo de la conducta 'mal comedora' es un menor rendimiento cognitivo como, por ejemplo, dificultades para realizar pruebas que requieran atención, dificultades de memoria, percepción visual, comprensión verbal y otros importantes procesos cognitivos.

Por último, el estudio ha mostrado que existe una estrecha relación entre los malos hábitos alimentarios de los niños y el estrés de la familia a la hora de las comidas. Y es que, unos niveles altos de irritabilidad en los padres pueden tener consecuencias negativas a largo plazo en el comportamiento de los niños ya que podrían empeorar sus hábitos alimentarios en el futuro.

(EuropaPress)

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Salud

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel