AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 01/08/14 - 12: 47 h

terapia

Relacionan los problemas de fertilidad con la situación económica

lainformacion.com

martes, 08/01/13 - 10:53

[ ]
La consulta de esterilidad del Hospital Universitario de Sant Joan d'Alacant (Alicante) ha registrado un incremento del 256 por ciento en el número de inseminaciones artificiales practicadas en los últimos cinco años, atribuido, en parte, a problemas derivados de la situación económica actual, como el "estrés laboral y económico", según ha informado en un comunicado la Generalitat valenciana.
Relacionan los problemas de fertilidad con la situación económica

ALICANTE, 08 (EUROPA PRESS)

La consulta de esterilidad del Hospital Universitario de Sant Joan d'Alacant (Alicante) ha registrado un incremento del 256 por ciento en el número de inseminaciones artificiales practicadas en los últimos cinco años, atribuido, en parte, a problemas derivados de la situación económica actual, como el "estrés laboral y económico", según ha informado en un comunicado la Generalitat valenciana.

Así, en 2007 este departamento realizó 48 inseminaciones artificiales, frente a las 171 de 2012, un aumento atribuible a "diferentes causas", entre ellas el retraso en la edad de maternidad. "La media de edad de las pacientes atendidas en la actualidad supera los 33 años y la edad es un factor limitante a la hora de tener hijos, especialmente en la mujer, ya que la calidad de los ovocitos disminuye. En cambio, la edad fértil del hombre se mantiene durante algo más de tiempo", ha explicado la responsable de esta consulta, la doctora Maribel Acién.

En el mismo sentido, la demanda creciente en este tipo de prácticas también se debe a que la "actitud ante los problemas de fertilidad está cambiando, dejando atrás el falso mito de que la culpable de no tener hijos era siempre la mujer, y, en la actualidad, se acepta como un asunto que no afecta a una persona sólo, sino que atañe a la pareja", ha indicado.

Además, la doctora Irene Velasco ha apuntado que "tampoco se puede obviar" que factores como el estrés laboral y económico, "o las preocupaciones de la vida cotidiana" tienen efecto en la capacidad reproductiva masculina y femenina. "La calidad del semen ha disminuido a lo largo de los últimos años a nivel mundial, sobre todo en los países civilizados", ha señalado.

"Esto es debido principalmente al ritmo y calidad de vida, una mala alimentación y el sedentarismo influyen negativamente. Junto a estos factores, se dan otros que no controlamos, como el medio ambiente. Por ejemplo, está demostrado que en zonas industrializadas la calidad de semen es peor", ha expuesto Velasco.

LABORATORIO DE ANDROLOGÍA

Por su parte, en el laboratorio de Andrología de Sant Joan se realizan análisis diagnósticos de semen, denominados seminogramas o espermiogramas, que miden parámetros como la movilidad, concentración y morfología de los espermatozoides.

Durante el pasado año, se llevaron a cabo más de 170 de estos análisis, aproximadamente 50 más que en 2011 y 117 más que en 2007. Igualmente, se practican capacitaciones seminales --técnica de selección de los espermatozoides de mejor calidad de la muestra-- y preparaciones seminales para inseminación intrauterina.

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

La inseminación artificial va asociada "normalmente" a un tratamiento previo hormonal de la mujer que dura de media entre 8 y 10 días, cuyo objetivo es controlar el momento de la ovulación. La medicación tiene la finalidad de simular un ciclo ovárico normal, de forma que el folículo que contiene el óvulo alcance el tamaño adecuado. El control mediante ecografía permite a los ginecólogos saber cuándo será el mejor momento para administrar a la mujer otra hormona que rompa ese folículo y se libere el óvulo.

En cuanto al proceso, debe realizarse de manera programada al menos 24 horas después de que se haya liberado el óvulo, para lo cual se acopla una jeringa con el semen capacitado de la pareja a un catéter o sonda de inseminación, que se introduce en el útero, donde se descarga el contenido de la misma. Posteriormente, la paciente tiene que esperar unos 15 días para realizarse un test de embarazo y saber si la técnica ha dado resultado.

(EuropaPress)

Destacamos

Lo más visto en Salud

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel